domingo, 28 de diciembre de 2008

Regalos de mano en mano

Parece una práctica universal, pero no deja de sorprendernos ver el alcance que puede tener. Se trata de lo que en lengua inglesa es el Regifting, y que en castellano no tiene una traducción directa, pero que básicamente se trata de regalar un regalo que previamente te han hecho a ti. Desde luego, el "regifting" es una manera de eliminar los trastos de tu casa y no tener nada por obligación.

Hace sólo unos días leía que una empresa americana ha lanzado al mercado un Kit para volver a empaquetar los regalos. Incluye tarjetas y pegatinas para indicar qué regalo estás haciendo y el motivo por el que lo regalas de nuevo.

Parece que este tipo de actividad es abiertamente oficial en Estados Unidos y Canadá. En el resto de países del globo también se lleva a cabo, pero por lo general no se hace de un modo tan explícito. De hecho, parece que se ha declarado el jueves previo a Navidad como el Día Nacional del Regifting, según leemos en el blog de Daniel Vidal, Himajina.

Por ejemplo, en EEUU es habitual regalar lo que previamente te han regalado en la fiesta denominada "White Elephant gift exchange". Normalmente se trata de regalos casi inútiles y son detalles que pasan de mano en mano todos los años.

También la literatura nos deja algún dato sobre esta práctica. La encontramos, por ejemplo, en El Hobbit, de J.R.R. Tolkien. En un momento dado, se explica que los hobbits guardan muchos regalos que no tienen para ellos un uso inmediato y, por lo general, los pasan de mano en mano en fiestas y cumpleaños.

La revista USA Weekend realizó un sondeo acerca de este tema en el año 2006 para ver si a la gente le gustaba realizar esta práctica o no. Algunas cifras son interesantes: el 63% de las mujeres y el 37% de los hombres (en aquellas fechas) habían regalado algún regalo previo, y afirmaban que volverían a hacerlo. Para el 86% de las mujeres y el 70% de los hombres, regalar un regalo que te han hecho a ti es aceptable.

Eso sí, si tú también decides llevar esta actividad a cabo para eliminar de tu casa lo que no te es útil, no olvides ninguna de las reglas de esta práctica y que te resumimos en Casa Perfecta:
  1. Has pensado en otras opciones antes de regalarlo de nuevo? Tal vez la venta en portales como eBay o donarlo.
  2. No digas que es un regalo que tú no quieres, puedes herir sensibilidades.
  3. Envuélvelo de nuevo con papel, cintas y tarjeta
  4. No regales algo usado. El principal tip del Regifting es regalar algo que no has utilizado, y que a ti no te aporta nada. Otra cosa muy diferente es regalar a un amigo o familiar algo que ellos quieren y que lo van a usar más que tú. Pero eso no es Regifting.
  5. Ten en cuenta quién te regaló el regalo a ti. Apúntalo en una tarjeta junto al regalo o en un bloc de notas. Evitarás regalárselo de nuevo...
  6. Nunca regales esos objetos! Hay ciertas cosas que nunca deberías regalar de nuevo y que todos sabemos cuáles son, desde CD's cuyo origen no es del todo legal hasta bolígrafos, pasando por pasteles, pañuelos u otro tipo de objetos similares.
  7. Limpia el regalo: a veces, si la caja está intacta, mucha gente regala objetos de segunda mano que ha usado sólo una vez. Por favor, en ese caso limpia bien el regalo para evitar sorpresas innecesarias.
  8. No reutilices tarjetas de felicitación.
  9. No regales algo que te ha pertenecido a ti. No solo viola la regla mencionada más arriba sobre no regalar cosas usadas, sino que el receptor puede incluso recordar que ha visto ese marco de fotos en el salón de tu casa.
  10. No regales algo de una empresa que ya no existe. Dará la impresión de que el regalo ha permanecido mucho tiempo guardado para regalarlo de nuevo.
Y tú, ¿has practicado el regifting?¿Lo harías en el futuro?¿Qué opinas de esta actividad?

1 comentario:

by Daniel Vidal dijo...

Gracias por la referencia y el vínculo/link.
Y a la pregunta de si he practicado alguna vez el regifting, lo cierto es que no. Lo que sí he hecho es el "adopting", esto es, el quedarme para mi algo que fue comprado para ser regalado a un tercero pero que, al no verle durante las fiestas o por cualquier otro motivo, pues se ha quedado en casa.