viernes, 13 de junio de 2008

Olores II: la cocina

La cocina es el lugar de la casa donde más malos olores se generan. La comida, el desagüe y el cubo de la basura tienen gran parte de la culpa. Pero con unos elementos baratos y que todos tenemos en nuestras casas, podemos solucionar el problema: vinagre, limón, sal y bicarbonato.

Microondas: si quieres facilitar su limpieza y quitar el mal olor, introduce en él medio vaso de agua con zumo de limon y calienta el microondas durante un minuto. El olor del limón se intensificará y el vapor mejorará la limpieza.

Nevera: la acumulación de muchos alimentos genera olores a veces desagradables. Hay varias maneras de solucionarlo. Puedes comprar eliminaolores que venden en los supermercados, casi siempre con formas divertidas. Pero una forma más barata y eficaz es poner medio limón con clavos (especias) en su interior. Una corteza de limón dentro de un vaso de leche o café molido también son buenos aliados contra el olor del frigorífico.

Cubo de basura: procura mantenerlo limpio y sin restos de comida. Introduce en su interior cáscara de cítricos (naranja o limón) y cámbialos a menudo.

Desagües: limpia a menudo, una vez al mes, los desagües. Si están atascados, prueba con un desatascador manual o un gel químico (nunca los dos juntos!). Para el mantenimiento puedes probar estos trucos: humedece sal de mesa, introdúcela en el fregadero y posteriormente echa un buen chorro de agua templada/caliente. Echa una taza pequeña de sal, una taza pequeña de bicarbonato y una taza de vinagre. Deja actuar y echa agua caliente.

Verduras: cuando cueces verduras, a veces el olor que desprenden es desagradable, como la coliflor. Un buen chorro de vinagre en el agua de cocer es suficiente para reducir el olor.