sábado, 14 de junio de 2008

Los detalles que olvidamos


Estamos tan pendientes de limpiar suelos y fregar cacharros, hacer camas y planchar la ropa, que a veces olvidamos que hay otras cosas que deben limpiarse en una casa. Y no nos acordamos porque no es necesario hacelo todos los días. Dependerá de cada casa, pero un buen momento es hacelo una vez al mes.

Te contamos cuáles son algunos de estos "olvidos":

  • Extractor/campana de humos: se llena de grasa con facilidad. Límpiala sin demora una vez al mes, tanto los filtros como su exterior. No es sólo por estética o porque luego recoja mejor el humo de la cocina: es un tema de seguridad. Si acumula mucha grasa y saltara una chispa mientras cocinas, podría incendiarse. Y te aseguramos que, sin tener a mano nada para apagar un conato de incendio o sin saber hacerlo, una habitación de una casa puede arder completamente en 3 minutos de reloj.
  • Puertas: las grandes olvidadas. Bastará pasarles un paño húmedo y secarlas después. Eliminarás el polvo y la grasa, y estarán siempre perfectas.
  • Ventanas: no sólo los cristales, sino una limpieza un poco más a fondo, incluido el aluminio o pvc. Es importante sobre todo en época de lluvias, ya que tienden a llenarse de suciedad más de lo que nos gustaría.
  • Paredes y techos: es más fácil y rápido de lo que parece. Con una simple escoba de barrer envuelta en un paño de algodón limpio, se pasa por paredes y techos, sobre todo por los rincones, y se elimina el polvo y las posibles telarañas. No olvides pintar cada varios años (dependerá del uso de la casa, si hay fumadores, etc.) para mantenerlo en perfecto estado.
  • Cortinas: si son de tintorería, tal vez con dos o tres veces al año, en cambios de temporada, sea suficiente. Si se pueden lavar en casa, muchas de ellas ni siquiera necesitan ser planchadas. Una vez lavadas en la lavadora en programa delicado o especial cortinas, se cuelgan en sus barras y se dejan secar.
  • Alacenas: sobre todo las de la cocina. Puedes hacerlo una o dos veces al año. No te des una paliza a limpiar. Hazlo poco a poco. Utiliza agua con jabón neutro y un paño. No olvides secarlas antes de colocar de nuevo la vajilla o la comida.
  • Cortinas de ducha: a veces parece que como ya se mojan en la ducha no es necesario lavarlas. Pero esto es un error. Acumulan agua y jabón y están en un lugar húmedo de la casa, por lo que son más propensas a llenarse de moho y de manchas raras. Lávalas una vez al mes. Puedes colgarlas de nuevo una vez salgan de la lavadora o bien puedes dejarlas secar tendidas y colgarlas después.