miércoles, 27 de agosto de 2008

Mantener, mantener, mantener

A pesar del título de este blog, la casa perfecta no existe. Al menos, si se vive en ella. Tener una casa de revista es posible, pero requiere más esfuerzo del que mucha gente está dispuesta a realizar durante un tiempo continuado.

Vivir en casa implica desorden, suciedad, cosas fuera de lugar, ropa por planchar y mucha felicidad. Y bien lo sabe quien tiene animales o niños. Por lo tanto, no te vamos a pedir que tengas una casa moderna, nueva, impecable o de revista. Tu casa puede ser una mansión o un apartamento de 30 metros, de nueva construcción o con más de 100 años... pero lo importante es que te sea de utilidad y que vivas cómod@ en ella.

Aplica las reglas de modo adecuado a tu vida. Tener una casa limpia y organizada te aporta tranquilidad, más tiempo para ti y una sensación estupenda al entrar por la puerta.

Una vez que tienes tu casa limpia y organizada tras seguir nuestros consejos básicos, lo imprescindible es mantener, mantener y mantener. El resto son limpiezas de temporada, reorganizaciones, cambios de lugar o mejoras de la imagen de tus habitaciones.

Pero mantener es la clave: si has logrado que alguno de los métodos de organización encaje bien en tu vida, sólo con el mantenimiento diario es posible que siga así de bien durante mucho tiempo.

Sin embargo, también mantener es la tarea más difícil: llegas de trabajar, dejas la bolsa que llevas en el recibidor y te sientas en el sofá... y no nos damos cuenta de que esa bolsa, al no dejarla en el lugar que le corresponde, pasará en el recibidor más tiempo del que debe, estorbando y siendo el inicio del desorden en casa...

Sólo necesitas concienciarte de que la rutina del mantenimiento es vital para que tu casa siga estando tan estupenda como lo está hoy.