miércoles, 13 de agosto de 2008

Ahorrar en casa III: Hacer la compra

Sisar. Esa era la palabra que utilizaban mi madre y mi abuela cuando se referían a ahorrar algunas monedas durante la compra diaria para poder después comprar otras cosas. Era su manera de ahorrar cuando no podían hacerlo de otro modo.

Recuperar algunos de sus trucos nos puede venir muy bien para tener unos euros más a fin de mes.
  • Compara precios: si tienes tiempo, procura comprar las cosas en diferentes sitios. Puede haber una diferencia de varios céntimos en el mismo producto. Y aunque parece poco dinero, si sumas todo lo que te ahorrarías en tu compra mensual, pueden suponer unos euros muy valiosos.
  • Si tienes despensa o sitio suficiente en la nevera, adquiere productos en tamaño familiar y congela lo que sea posible en cantidades pequeñas. Por lo general, su precio es mejor que el de los productos pensados para una o dos personas.
  • Aprovecha las rebajas. Tanto para la ropa como para cualquier otro producto que necesites. Si se acercan las fechas y puedes evitarlo, no compres nada y espera al momento en que se reduzcan los precios.
  • Compra los productos en oferta. Si vas al supermercado y ves que hay una oferta de 3 bricks de tomate frito, es un productos que sueles utilizar y tienes sitio en casa para almacenarlos, plantéate comprarlo. Seguramente no necesites tener 3, pero como su fecha de caducidad es tardía, estarás adquiriendo un producto que vas a utilizar con toda seguridad a un precio inferior que si lo compras cuando lo vas necesitando.