martes, 26 de agosto de 2008

Organizar la cocina

Nuestras cocinas de hoy en día son un ejemplo de la abundancia en la que vivimos. Tenemos pan, botes de conserva, pasta... más de la que necesitamos. Y por ello, solemos tener una pequeña despensa donde guardamos estas remesas para "ir tirando".

También tenemos más platos, vasos, tazas, cubiertos y copas de las que podemos almacenar. Tenemos de todo para cualquier ocasión. De hecho pensamos que tenemos de todo, pero precisamente lo que necesitamos es eliminar ese exceso para poder tener una cocina organizada.

Elimina el exceso

Sácalo todo de los muebles y cajones e inspecciónalo con detenimiento. Coloca las cosas iguales juntas (los vasos, los tenedores, la pasta, las conservas...). De los utensilios de cocina, elimina los que tengas de más: si sólo utilizas 4 platos al día y tienes 12, valora deshacerte del resto, regalarlos o guardarlos en otro lugar para cuando vienen visitas (puede ser un mueble en el trastero, salón o garaje). Haz lo mismo con la comida: examina si está en buen estado, si no huele mal... y elimina lo que no pueda comerse.

Si encuentras cosas que no pertenecen a la cocina, mételo en una caja o cesto y devuélvelo a su lugar cuando acabes con la estancia que ahora están organizando.

Las Cinco Áreas

Una vez que ya sabes lo que tienes que guardar en la cocina, y para iniciar la organización, vamos a seguir el método de las cinco áreas.
Decide qué lugar ocupará cada una de las cinco principales actividades de la cocina: cocinar, preparar alimentos, guardar alimentos, limpieza de utensilios y servicio de alimentos). Divide los utensilios por cada área y procura situarlos cerca de cada una de ellas. Esto de ayudará muchísimo: es más rápido y fácil lavar los platos si el jabón lavavajillas está situado cerca del fregadero.

La Teoría del Triángulo

Piensa en tus movimientos siempre que estás en la cocina. Deberías ser capaz de alcanzar cualquier cosa que necesites con pocos pasos. Sitúa tu cocina como si fuera un triángulo, compuesto por los vértices de cocina-nevera-fregadero. Te ayudará a trabajar más rápido si además mantienes este camino libre de trastos.

Organiza tus muebles
  • Procura limitar el espacio a una estantería por tipo de utensilio o herramientas similares (una para copas, otra para platos...).
  • Recuerda que todo lo que se vaya a utilizar junto, debe almacenarse junto (un ejemplo es el estropajo y el jabón lavaplatos).
  • Utiliza "estanterías" de metal para aprovechar la altura entre estantes en los muebles y tener más capacidad de almacenaje.
  • Emplea también cestas deslizantes. Puedes poner en ellas los alimentos del mismo tipo para que tu búsqueda sea más sencilla.
  • Los divisores de cajones mantendrán los cubiertos en orden.
  • Si necesitas contenedores de plástico, cómpralos cuadrados o rectangulares mejor que redondos (ocupan menos) y a ser posible, que puedan guardarse unos sobre otros. Utilízalos sólo para lo que usen diariamente.
  • Busca soluciones de almacenamiento originales, como el almacenador de tapas de plástico que te mostramos.
En una cocina organizada tendrás espacio para todo, siempre que además sigas con nuestro consejo y, tras su uso, coloques cada cosa en su lugar.

1 comentario:

Elaine dijo...

Dónde encuentro los almacenadores de tapas? es muy util para almacenar tapas de tuppers. Nunca los he visto.
Gracias, Eli