jueves, 28 de agosto de 2008

Reciclando

Otra manera de deshacernos de lo que no nos sirve, está estropeado o no queremos es reciclarlo. Es otra manera de proteger el medio ambiente desde nuestra casa y aprovechar lo que ya tenemos para darle un nuevo uso.

Uno de los elementos que menos cadena de reciclaje tiene y que es tremendamente contaminante es el aceite. Todavía, a pesar de las numerosas informaciones existentes, hay mucha gente que se deshace del aceite tirándolo a través del fregadero o del retrete. No saben que además de contaminar, el aceite es muy difícil de separar del agua cuando esta se filtra, por lo que ese aceite inunda nuestras tuberías, nuestro servicio de canalización de aguas y llega al mar.

La forma correcta de eliminar el aceite usado es meterlo en una botella de plástico. Esta botella la puedes llevar a un punto limpio o bien dejarla junto a los cubos de basura, fuera de ellos, y a la vista para que sea recogido por los equipos de limpieza y recogida de residuos de tu distrito.

También mucha gente reutiliza el aceite usado una vez, utilizándolo para cocinar al menos en una segunda ocasión. Para estos casos, adquiere una aceitera con filtro. Recuerda que los aceites toman sabores de otros alimentos, por lo que deberías evitar usarlos más de dos veces.

Para deshacerte del aceite usado en una sartén o en una freidora también es interesante este invento, denominado Fritolimpio, que puedes ver en www.fritolimpio.com. Nos ha parecido interesante sobre todo por la forma sencilla de tirar este elemento y, además, facilitarnos la limpieza posterior de las sartenes y freidoras, siempre tan incómoda.

Otra opción de reciclaje es convertir el aceite en jabón para lavar tu ropa. Un modo de ser ecológico y ahorrar dinero.