martes, 17 de agosto de 2010

Casa Perfecta

Hoy me lo han vuelto a preguntar, una vez más. Que este blog se titule Casa Perfecta tiene sus riesgos, y uno de ellos es justo este. Recibir de modo habitual la pregunta "¿Tienes la casa perfecta?" es ya una costumbre. Y la respuesta es clara para los que seguís el blog desde hace tiempo, pero como hay muchos nuevos seguidores (Gracias!), lo aclararé.

No. Mi casa no está siempre perfecta. Lo estará para algunas personas. Para otras, aún le quedará trabajo. La casa debe ser un lugar de paz al llegar a ella, un oasis de descanso. Y ese es el motivo por el que es prioritario su orden y su limpieza. Si tu hogar no está organizado y está sucio, tu ánimo se ve afectado por ello. Ayuda a tu felicidad (en su pequeña proporción, claro está) que la casa esté en orden.

De ahí a la perfección, hay un buen camino, y conseguir que esté perfecto es muy subjetivo (para ti puede ser más o menos ordenado que para otras personas).

De hecho, el objetivo de este blog es y ha sido siempre aportarte claves para que logres un hogar más organizado, al menos tanto como lo necesites y tan perfecto como tú decidas, sin que para ello te suponga horas y horas de sacrificio, esfuerzo y tiempo personal. Porque dedicar los fines de semana a "recolocar" tu hogar no funciona, porque dos días después vuelve a ser caótico. Para ordenar hace falta dedicar unos minutos cada día, compromiso por parte de todos y mucho cariño.