viernes, 12 de septiembre de 2008

Cubiertos impecables

Los cubiertos nuevos se mantienen impecables durante menos tiempo del que nos gustaría.

Los lavados y la cal del agua los estropea, y en un plazo de uno o dos años parecen más viejos de lo que realmente son.

Hay personas a las que no les importa utilizar los cubiertos estén como estén, pero suelen tener más reparos cuando los quieren presentar a las visitas para comer o cenar.

Si quieres conservar tus cubiertos en mejor estado y durante más tiempo sólo tienes que:
  • Seca los cubiertos siempre tras lavarlos a mano o en el lavavajillas
  • Utiliza papel de cocina o, preferiblemente, un paño de algodón (los restos de las camisetas viejas son ideales)
Enseguida comprobarás que se mantienen brillantes y perfectos para cualquier acto gastronómico en tu hogar.