domingo, 30 de agosto de 2015

¿Quieres vender tu casa?



Hace unos años entrevisté a Melissa Klebanoff, propietaria de Interior Design, con el objetivo de que nos contara cómo preparar nuestra casa para ponerla en venta.

Y es que, a pesar de la crisis y la dificultad para vender nuestros hogares y cambiar de casa, la mayoría de propietarios no se molesta no solo en cuidar el aspecto del lugar de venta, sino tampoco en hacerlo atractivo o publicar buenas fotografías.

Basta con que vayas a uno de los muchos portales de venta de viviendas de nuestro país y realices una búsqueda de pisos en venta en tu zona. No te llevará mucho tiempo darte cuenta de que muchas de las fotografías están mal encuadradas, en otras se ven estancias llenas de cosas por medio, otras muestran casas que no han sido ni cuidadas ni actualizadas en muchos años. Y seguramente no te den ganas de cambiar de casa solo con unos minutos frente al ordenador.

El Home Staging es muy utilizado en Estados Unidos desde hace más de 30 años. En España llegó con fuerza hace varios años y cada vez más personas contratan a estos profesionales para poder vender sus viviendas de modo más rápido y a mejor precio. Puedes ver un video aquí.

El Home Staging consiste en un conjunto de técnicas de marketing para lograr que tu casa destaque sobre las demás, guste a más gente y puedas obtener más ofertas y mejores. Es también un tema controvertido, en el que hay defensores y detractores:

  • Defensores: en un mercado rápido o en casas de alto nivel, el home staging ayuda a destacar sobre el resto o incluso a recibir mejores ofertas económicas. En un mercado lento, permite vender antes la propiedad, gracias a que destaca sobre las demás en la misma zona y del mismo tipo.
  • Detractores: la limpieza y el mantenimiento no debería formar parte del home staging, porque es algo que debe presuponerse en cualquier hogar. A veces se crea un ambiente superficial y hasta frío, que no ayuda a destacar por algo bueno.

Algunos de los tips más comunes son en el home staging son:
  • Limpieza: limpieza a fondoy destrasteo completo de la vivienda, tanto del interior (suelos, paredes, muebles, ventanas,...) como del exterior (jardín si se tiene, terrazas...).
  • Pequeñas reparaciones: enchufes, desperfectos, bombillas... todos sabemos lo que "no funciona" en nuestra casa y que posponemos día tras día. Es el momento de arreglarlo.
  • Lavado "de cara": la inversión en el home staging suele ser pequeña. ¿Compensa? pues depende de lo que se pueda mejorar con poca inversión. Normalmente consiste en pintar paredes, muebles o azulejos, cambiar pomos de armarios, sustituir algunos detalles... lo justo para dar un aire más actual.
  • Organización, eliminación y alquiler de muebles. Se eliminan los muebles innecesarios, se reorganizan los que quedan y si es necesario, se alquilan muebles y obras de arte para decorar.
  • Experiencias sensoriales: importan, y mucho. Los compradores quieren entrar en una casa que huela bien (o tenga un olor neutro) y una temperatura adecuada. Necesitan sentirse bien en ese lugar para incluirlo en su lista de valoraciones. El home staging se encarga también de este punto: colocando velas, flores frescas con buen aroma e incluso pan o galletas recién horneadas.
  • Luz: es preferible poner visillos, que dejan pasar la luz, a cortinas, y retirarlos de la ventana para dejar que la luminosidad entre por ellas sin molestar
  • Detalles finales: flores, fruta fresca, objetos decorativos bien seleccionados y eliminación de objetos personales como fotografías o recuerdos íntimos.
  • Mantenimiento: este ambiente y decoración debe mantenerse impoluto durante el tiempo en que la casa esté a la venta.
Una casa a la que se realiza Home Staging tiene como objetivo ser vendida, no vivir en ella. Normalmente no se busca un hogar funcional sino un ambiente marketiniano. Es como ir a ver un piso piloto de nueva construcción. Es perfecto, con colores suaves y neutros, mobiliario moderno pero dentro de la formalidad, mucha luz, amplitud.

En muchas ocasiones no te habrás dado cuenta de que no hay televisión ni cables que conecten aparatos (esos que todos tenemos en casa). Tampoco hay teléfonos, fotografías personales, libros que reflejen la personalidad del propietario... está todo pensado al milímetro para que, quien visite la casa, se "vea" viviendo en ella. Y ese es el objetivo de la venta.

Lo cierto es que si mantienes tu casa y la vas mejorando con los años, basta con una buena sesión de limpieza y destrasteo, además de unas buenas fotografías, para destacar en el mercado de venta inmobiliario. Si además, quieres plantearte contratar a un especialista en home staging, ya están en marcha en nuestro país.

¿Qué opinas?

3 comentarios:

Esther dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con esos consejos. Nada mejor como ver una casa despejada e iluminada, con los objetos justos para dejarse llevar e imaginarte viviendo allí. Muy buen post!!

Besos!!

beatriz dijo...

Despues de tragarme miles de episodios de los programas de decoración de Divinity, afirmo que los americanos y los canadienses nos llevan mucha ventaja en el tema de como vender una vivienda o simplemente actualizarla con obras rápidas y efectivas.
El mercado inmobiliario se activaría si los precios fueran competitivos y lo que se mostrara estuviera en condiciones de "ready to live" y no esa colección de "muchas posibilidades" que deprimen nada mas ver como está.

Amelia dijo...

Yo no voy a vender mi casa, ni voy a comprar una tampoco, pero me gusta mirar las fotos de los escaparates de las inmobiliarias. Y alucino pepinos cuando ponen fotos del cuarto de baño con la tapa del váter abierta, una botella de lejía en el suelo o el cubo de fregar al fondo de la imagen. O la cocina, con el estropajo y la botella de lavaplatos, el cubo de la basura... todo a la vista.

Yo no voy a vender mi casa, pero me gusta tener esas cosas escondidas. Si no me gustan en las fotos "para publicidad" tampoco me gustan en mi vida diaria. Me merezco vivir en una casa limpia y sin cosas por el medio, y además puede ser una casa muy vivida y muy disfrutada (no de mírame y no me toques, no).

Es cierto eso que dice Beatriz, también he visto muchos programas y en otros países invierten mucho dinero en adecentar la casa para venderla, y a veces, viendo esos programas, me pregunto si después de arreglarla, no decidirán echarse atrás y no vender... je je je, a mí me pasaría.

Besos, Darey.