miércoles, 2 de septiembre de 2015

El Efecto Diderot




...o cómo unas compras te llevan a otras. Innecesariamente.

El ejemplo perfecto seguro que lo recuerdas con uno de los primeros anuncios de Ikea en España: a un chico que celebra cena en casa con amigos, le regalan un jarrón. Este jarrón no pega con la decoración de su casa. Siente que todo lo que hay alrededor es viejo, feo y no encaja con lo nuevo. Así que comienza a cambiar todo lo demás, para adecuarlo al nuevo jarrón.

Puedes recordar el video aquí (minuto 1:08).



Esto es el Efecto Diderot. Denis Diderot fue un enciclopedista francés (sí, de los que luego salió la Revolución Francesa, aunque ese es otro tema). Un día, un amigo suyo le regaló una nueva bata. En ese momento, Diderot sintió que todo lo que había en su casa estaba desfasado, viejo y no quedaba bien con su nueva prenda.

Comenzó a cambiar toda la decoración, empezando por el sofá e incluidos los cuadros. Al acabar, se dio cuenta de que se había arruinado comprando cosas por el efecto "bata nueva", una prenda que ya casi no usaba y echaba de menos la antigua. En resumen: es la introducción de nuevas posesiones en tu vida, que resultan en una espiral de consumo.

Esto nos pasa habitualmente en nuestra vida. Solo tenemos que pensar en la cantidad de veces que hemos comprado una camisa y hemos empezado a buscar un complemento (bolso, zapatos, cinturón) que le vaya a juego, cuando realmente no nos hace falta porque seguro que tenemos en casa alguno que le va bien o que aún podemos utilizar.

¿Podemos luchar contra este efecto en nuestro día a día? Sí. Te dejo tres consejos.

  • Intenta darte cuenta en el momento en el que realizas compras. Pregúntate si necesitas realmente ese otro objeto que vas a adquirir antes de hacerlo.
  • Adelántate a los costes futuros: ya hemos hablado anteriormente de los costes ocultos y los costes de mantenimiento. Piensa en ello antes de adquirir cualquier cosa.
  • Evita comprar objetos innecesarios: los objetos no definen quién eres. Cómpralos porque sean útiles y no porque te aporten un estatus o una imagen de algo que no eres.







2 comentarios:

Esther dijo...

Muy interesante!! es para tenerlo muy en cuenta!!

Besos!

minimamnt dijo...

No sabía que se llamaba así, pero he experimentado este efecto. Nunca habia comentado, pero este post me ha encantado!!!