domingo, 6 de septiembre de 2015

Niveles de tolerancia

Hace unos días hablaba con amigos acerca del orden y la limpieza en nuestras casas. Unos limpiaban hasta el último centímetro de baño antes de salir por las mañanas y otros podían limpiarlo una vez en semana. Unos fregaban los utensilios de cocina y dejan recogido todo al acabar de trabajar en ella, y otros lo hacían al regresar de trabajar o al día siguiente.

Una de las conclusiones a las que llegamos, por tanto, es que cada uno tiene un nivel de tolerancia diferente tanto al orden como a la limpieza.

En Casa Perfecta damos pautas relacionadas con la mejora de nuestro hogar, la mejor manera de mantenerlo siempre organizado, y pistas para mejorar su limpieza. Pero esto no significa que todos debamos tener una casa perfecta, impoluta.

Y además, no todos convivimos igual con el mismo nivel de desorden y suciedad: hay quien prefiere quitar el polvo una vez en semana y quien lo hace cada dos días porque "no puede verlo así".

No es necesario dejar la cocina recogida antes de salir de casa, si vas con prisa. O limpiar los suelos cada dos días. En realidad, todo depende: de tus condiciones personales y laborales, de tu ambiente familiar, de quién viva en casa, de lo ordenada o no que sea cada persona que vive en casa.

Creo que es fácil entender que no es posible seguir las mismas pautas de limpieza y orden en un hogar de tres personas que en otro de una, o en aquel en que hay dos personas y tres mascotas, a diferencia de dos adultos y dos niños.

Este blog nació con el objetivo de mostrar uno de los muchos caminos existentes en el cuidado de nuestro hogar a quienes no lograban mantenerlo como desean. Para esas personas que pasan los fines de semana poniendo en orden una casa que el martes ya está de nuevo como si un tifón hubiese pasado por ella.

Métodos y técnicas que nos permiten hacer un poco cada día para no tener que hacerlo todo en un fin de semana y que, no obstante, no son la única manera de hacer las cosas. No te desesperes si tus días de 24 horas parecen más cortos. Aprende a vivir en tu hogar y decide cuál es tu nivel de tolerancia. Define cuándo y cómo quieres hacer cada cosa porque puedes hacerlo y te hace feliz.

La felicidad en un hogar es más importante que ver nuestra casa como si fuera un modelo de revista. Y en el próximo post hablaremos precisamente sobre ello.

¿Sabes qué nivel de tolerancia tienes?

3 comentarios:

Esther dijo...

No sabría decir con exactitud. Antes tenía que tener un nivel de tolerancia en cuanto a trastos, muy alto, pero no tenía más narices.

Ahora que tengo la casa como los chorros, y con cuatro cosas, me cuesta mucho ver algo fuera de lugar, o algo sucio, no me lanzo enseguida a limpiar y ordenar, pero no lo prorrogo demasiado en el tiempo.

Y también hay que añadir la gran cantidad de tiempo libre del que dispongo ahora, por lo que es más fácil mantenerlo todo lo mejor posible, aun con mascotas, niños y demás historias que lleva una casa (que no piso).

Bss

Darey dijo...

Esther, es cierto que cuando uno ya tiene la casa (en tu caso, con más mérito por ser una casa) ordenada y limpia, con más tiempo para dedicarse a uno mismo, es más fácil ver cualquier cosa por medio y no tardar mucho en devolverla a su lugar. Creo que nuestro nivel de tolerancia no es lo que nos marcamos nosotros, sino que lo vemos cuando nos "comparamos" con otros, como el caso que contaba en el post con mis amigos.
Gracias por comentar :)
Darey

beatriz dijo...

Como mujer que soy madre, trabajadora, ama de casa y sin mujer de limpieza admito que mi listón es de aprobado comparado con la generación de mi madre.

Mientras para mi madre y sus amigas es imprescindible tener la casa en perfectas condiciones "por si tiene que venir alguien" yo prefiero disfrutar de una buena lectura en el sofa o de tener una conversación agradable con alguien...q dedicar bastante tiempo diario a limpiar sobre limpio .... normalmente aplico la rutina de los "5 minutos" para tener una vivienda relativamente ordenada y limpia.