jueves, 22 de abril de 2010

Más sobre productividad

Tanto si trabajas en casa como si lo haces en una oficina, o incluso si teletrabajas, seguramente estés muy al tanto de las nuevas tecnologías. Como poco, si estás leyendo este blog, tienes un ordenador conectado a internet. Como la gran mayoría de la población, contarás con un teléfono con conexión a la red, utilices esta función o no (sólo una pequeña parte lo utiliza por miedo al recibo que pueda recibir a fin de mes...).

Y cada vez es un porcentaje mayor de la gente que utiliza en su ámbito profesional y personal las nuevas herramientas que prometen una gran productividad: smartphones, ebooks, tablet PC, pda's, y un largo etcétera que se incrementa con el paso de los meses.

Las nuevas tecnologías nos ofrecen muchos beneficios, pero también nos suponen un problema añadido: demasiada información. Y nuestro cerebro tiene una capacidad limitada para recordarlo todo, y por eso utilizamos nuestros nuevos dispositivos para anotar todo aquello que no queremos recordar: cumpleaños, aniversarios, tareas pendientes, actividades rutinarias, lo que queremos comprar, el blog que queremos curiosear... ¿Crees que la agenda del móvil o tomar notas en la pda o el portátil es la forma más rápida de hacer tu trabajo?

Hoy quiero hacerte partícipe de un artículo que leí hace unos días. Sin duda, la herramienta más productiva no es ninguna vinculada con las nuevas tecnologías, sino el lápiz, ese que nos acompañaba durante nuestros años escolares y que ha sido sustituido por un lápiz convertido en plástico para pulsar un dispositivo tecnológico.

Te animo a leer las 9 razones para usar papel y lápiz y que me cuentes qué opinas. A veces, la productividad, y hacer las cosas más rápidas en casa o en nuestra oficina, pasan por simplificar las cosas.

1 comentario:

Jesús Jiménez dijo...

Hola, muy buenos días, Antonia

Los argumentos que propone la persona que enlazas son irrefutables, salvo en un punto.

¿Y qué pasa con el papel donde haces las anotaciones? Si es una servilleta de bar, por ejemplo (cuántos planes estratégicos hemos garabateado en medio del pincho de tortilla y caña) ¿no crees que lo habitual es que se pierda, se destruya o simplemente se transpapele?

Por lo tanto, agradeciendo el tono amable y hasta divertido del texto que enlazas, yo añadiría un kit imprescindible: el lapiz y la pequeña libreta de apuntes.

Además, una persona como tú, apasionada del reciclaje, puedes ofrecernos alguna alternativa al respecto, ¿no crees? Por ejemplo, un grupo de folios con una grapa puede ser esa libreta de anotaciones importantes.

A partir de ahí, desde luego, no tengo nada más que reprochar y sí que reconocer que el uso de lápiz y libreta de anotaciones puede ser vital para ganar el productividad.

Ah, por cierto, si me permites mi caso personal yo, como buen periodsita, siempre voy con boli y una pequeña libreta.

Que pases buen Fin de Semana y Muchas Gracias por la retransmisión que hiciste ayer de Hoy es Marketing de Madrid a través de Twitter

Saludos

Jesús J.