miércoles, 8 de abril de 2015

Un experimento: unos días sin televisión ni internet




Hoy tomo prestado el título de este post a César García, profesor de comunicación en la Central Washington University. García relata en su blog y en su libro cómo son los americanos del siglo XXI,  su psicología y qué les diferencia de los españoles.

Gracias a un conocido encontré su blog y este estupendo post, en el que cuenta su experiencia pasando unos días en casa de unos amigos. Acababan de mudarse y no tenían nada en casa: minimalismo por obligación, ni camas, ni sillas, ni aparatos electrónicos... y por supuesto ni internet ni televisión.

Después de su experiencia, de disfrutar de la compañía de los demás, de jugar, compartir, hacer cosas cotidianas, César García reconoce que volver a las comodidades no era lo más apetecible.

Una lectura imprescindible para hoy, que no te llevará más de dos minutos y que te hará pensar.



3 comentarios:

Esther dijo...

Es muy interesante!!! la verdad es que yo no veo televisión, la verdad, podría prescindir de ella tranquilamente. Me gusta elegir lo que veo, no quiero anuncios, ni tragedias, ni mentiras, miedos y demás... prefiero elegir lo que veo y cuándo lo veo. Y actualmente, con los portátiles también se puede conseguir, la televisión será un trasto futuro (seguramente).

Sin internet, cuando me di de baja con una compañía y la nueva tardó 2 semanas en darme de alta.... sobreviví, fue raro, pero pude. De por vida, lo dudo!! Lo que si es cierto es que quitándome redes sociales y demás entretenimientos, durante una semana, he ganado cantidad de tiempo para otros menesteres, sobre todo lectura y escritura :D

Amelia dijo...

Yo no estoy muy enganchada ni a redes sociales ni a nada de internet. A veces juego al Candy crush, pero yo misma me agobio cuando llevo mucho rato.

La tele... grabo lo que quiero ver y luego lo miro sin anuncios ni rollos.
Lo bueno de esto es que no tengo que quedarme hasta las quinientas a terminar una peli. Siempre veo lo de días antes. En mi casa, la película de la noche empieza a las nueve, je je je.

Lo de no tener "nada" en una casa es una aventura. ES como ir de acampada con lo puesto.
Y es una experiencia genial :-D

marta dijo...

Muy interesante, si. Personalmente, me costaría de prescindir de internet, de la tele no tanto. Me gustaría probar la experiencia y fomentar las relaciones personales. ... pero soló unos días jajaja. Utilizando las nuevas tecnologías de manera racional y responsable son una maravilla:-)