miércoles, 1 de abril de 2015

Orden en casa: ¿por dónde empezar?


Nuestra casa luce perfecta (o casi), cuando tenemos invitados o hacemos limpieza a fondo. Pocos días después, sin rutinas ni hábitos, vuelve a ser un caos y nos resulta difícil de gestionar. Llenarla de trastos, objetos y nuestra forma de vida ha llevado años. Somos conscientes de que no podemos mantenerla en orden al completo de un día para otro. De acuerdo. Entonces ¿por dónde empezar?

FlyLady lo incluía en su primer mandamiento: mantén limpio y reluciente el fregadero.

También lo dice una conocida historia zen, en la que un monje entró nuevo en un monasterio y preguntó a Joshu: "Acabo de entrar en este monasterio. Enséñeme, por favor". Joshu le preguntó: "¿Has comido tu arroz de desayuno?", a lo que el monje contestó: "Ya comí mi arroz". Joshu le respondió: "Entonces, ve y lava tu bol".

Sin entrar en interpretaciones sobre esta historia zen, me quedaré en la superficie y su implicación en nuestros hogares.

Si siempre que utilizas un objeto, lo limpias y lo devuelves a su lugar, siempre podrás volver a utilizarlo y sabrás dónde encontrarlo.

Es solo un pequeño hábito: sencillo, fácil de llevar a cabo. Siempre que acabes de comer, lava el plato y los cubiertos. Cuando tomes café, lava la taza y la cucharilla. Seca todo y colócalo en su lugar. No te llevará más de unos pocos minutos. Nunca dejes nada sobre la encimera o en el fregadero. Límpialo al momento.

Asimilamos un nuevo hábito en unos 20-30 días. Haz este pequeño gesto cada vez que uses los utensilios de cocina. Cada día. Con una sonrisa. Después de unas semanas, el hábito se habrá instalado y podrás ampliar con uno nuevo: verás siempre el fregadero limpio, y querrás tener también así la encimera. Y después también querrás ir metiendo directamente la ropa en la lavadora o en el cesto. Así, poco a poco irás ampliando el ámbito de actuación y el orden llegará a casa poco a poco.

Lo importante es empezar.



6 comentarios:

Esther dijo...

Hola Darey, ya me he propuesto empezar en éstas vacaciones, y estoy aprovechando a tope. Empapándome de lecturas minimalistas, y hasta me he decidido a escribir un blog para contar la experiencia, porque ésto va a ser una aventura vertiginosa, con la cantidad de trastos que he ido acumulando durante toda mi vida....

Gracias por el impulso, las recomendaciones y por tu blog. Gracias por tu trabajo!!

Darey dijo...

Fantástico Kian! Cuidado con los impulsos, que la energía es limitada ;) Eso sí, ve compartiendo tu experiencia, estaré encantada de saber qué tal lo llevas.

Enebea dijo...

Genial la teoría. A ver si soy capaz de ponerla en práctica... a veces tengo hábitos adquiridos y, no sé muy bien cómo, los he perdido.

Con lo que cuesta afianzarlos y lo poquito que cuesta dejarlos a un lado.

Ainsss...

Darey dijo...

Cierto, Enebea, más fácil dejar que adquirir. Pero pon voluntad y recuerda hacerlo todo poco a poco.

Esther dijo...

Pues aquí te dejo la dirección Darey, por si te apetece echarle un vistacito.

http://viajealminimalismo.blogspot.com.es/

Espero que te guste, yo mientras, voy a seguir "destrasteando" :D

Gracias de nuevo!!!

Darey dijo...

Agregada a la lista. Y desde ya, te sigo día a día. Algunos de los libros que has leído ya están preparados para ser publicados en próximas semanas, ya vas con adelanto :)

Besos