viernes, 25 de septiembre de 2009

El secreto de la caja

En algunas ocasiones tenemos que vaciar las habitaciones, bien sea por obras, pintar las paredes o cualquier otra circunstancia excepcional.

Es entonces cuando aprovechamos para reorganizar estas estancias, tirar cosas viejas y hacer limpieza en profundidad.

El problema en muchas casas surgen cuando hay que sacar todos los objetos almacenados en cajones, armarios y en los muebles. La mayoría de las personas recolocan todo en diferentes estancias de la casa sin ningún método. Hoy te queremos contar una manera rápida y eficaz de trabajar este aspecto: utilizar una caja.

Coge una o varias cajas y mete en ellas los objetos que encuentras en cada habitación, indicando a cuál pertenece. Cuando acabes, llévala a otro lugar para que no moleste hasta que tengas que volver a recolocar los objetos.

El secreto de la caja surge en este punto. Intenta no colocar nada en la habitación recién colocada. Saca de la caja sólo aquello que vayas necesitando. Si quieres situar algunos elementos decorativos, intenta poner la mitad de los que tenías. Al cabo de un par de meses, si no has vuelto a sacar ningún objeto, es que lo que queda en la caja era innecesario y cargaba de trastos tu hogar.

Revisa su contenido despacio para evitar deshacerte de algo realmente necesario en el futuro, y elimina el resto, regalándolos o donándolos. Esta es una manera eficaz y sencilla de eliminar trastos descubriendo además qué sobra en tus habitaciones.