viernes, 18 de septiembre de 2009

Cambio de estación

Entre el paso del verano al invierno hay un escalón intermedio llamado otoño en el que un alto porcentaje de la población cambia la ropa del armario, adecuando sus prendas a una época más fría y lluviosa.

Hoy te vamos a dar algunos consejos si eres de las personas que ya están pensando en realizar este cambio:
  • Empieza pronto a empacar la ropa de verano y haz sitio para meter abrigos y jerseis, pantalones, botas y trajes. Asegúrate de que toda la ropa que vas a guardar esté limpia y seca, ya que aunque sea invisible, la suciedad en la ropa hará que de una temporada a otra se llenen de manchas imposibles de eliminar.
  • Según vas sacando jerséis para la nueva temporada, evita colocarlos en pilas unos encima de otros sin ningún control. Recuerda no apilar más de dos o tres prendas y pon divisores de estantería entre pilas para evitar que caigan unos sobre otros.
  • Opta por guardar las prendas de punto dobladas en un estante en lugar de colgarlas en perchas. El peso de estas prendas hace que, estando colgadas, pierdan su forma.
  • Junta todo tu calzado de otoño/invierno y límpialos a conciencia. Una visita al zapatero hará que queden perfectos y listos para utilizar. No esperes a que llegue el mal tiempo para ponerles un protector contra la lluvia. Si esperas, será demasiado tarde.