martes, 22 de septiembre de 2009

Cuida tus zapatos

Cuidar los zapatos que tenemos nos ayuda a conservarlos más tiempo y a ahorrar dinero por no tener que comprar nuevos pares.

Y si este calzado es de buena calidad o está hecho a medida, aún es más recomendable su cuidado cada vez que los utilizamos. Pero, ¿sabes cómo hacerlo?

Hoy recurrimos al mítico taller de calzado artesano Coher, ubicado en Barcelona, para ofrecerte estos consejos. ¡Qué mejor sugerencia que aquella que nos da el profesional! Esperamos que tomes nota y tus zapatos duren mucho más tiempo.
  1. Al principio, el cliente sólo puede calzarse los zapatos nuevos durante un máximo de dos a tres horas. Sólo cuando el pie se ha "acostumbrado" completamente al zapato puede empezar a llevarlos todo el día.
  2. No debe usar el mismo par de zapatos durante dos días seguidos, sino que debe dejarlos reposar un mínimo de 24 horas.
  3. Para calzárselos debe usar siempre un calzador, tanto si se trata de zapatos con cordones, de zapatos con hebilla o de mocasines.
  4. Antes de descalzarse debe aflojar los cordones en todos los agujeros, para que el pie pueda salir del zapato fácilmente, sin esfuerzos.
  5. Inmediatamente después de descalzarse, debe introducir la horma extendedora en su interior.
  6. Aunque el zapato se haya mojado a causa de la nieve o de la lluvia, debe introducir papel de diario y una vez haya absorbido la humedad, quitar el papel e inmediatamente poner las hormas extendedoras en su interior. A continuación debe colocarles crema o betún para nutrir la piel y no dejar que se reseque, cuartee o se produzcan manchas a causa de la lluvia o nieve.
  7. Es recomendable que cepille los zapatos después de cada uso, aunque en apariencia no haya disminuido su brillo anterior.
  8. Si durante un tiempo no usa los zapatos, debe aplicarles una fina capa de betún y conservarlos en una bolsa que recibió de la zapateria , y en el interior de una caja de cartón.
  9. El propietario de un zapato hecho a medida no debería prestar nunca sus zapatos, ya que no existen dos pies iguales.
  10. Todo zapato nuevo tiene su carácter especial. Su verdadera belleza se aprecia realmente cuando se lleva con traje y en la ocasión adecuada.