domingo, 22 de febrero de 2015

Las dificultades


El minimalismo no es un estilo de vida para todo el mundo. Esta es la conclusión que he leído en multitud de blogs y páginas web, pero que he encontrado también en conversaciones recientes con algunos amigos.



Es fundamental empezar definiendo qué es para cada uno el minimalismo: ¿una casa más pequeña?¿tener menos cosas?¿comprar menos cosas?¿No tener deudas?¿Vivir una vida tranquila, trabajando menos y necesitando menos? Una vez marcado el objetivo, podremos empezar a trabajar para conseguirlo. En mi caso, una de esas metas es necesitar menos cosas y vivir con lo que realmente me hace falta. Y en este blog he tratado en muchas ocasiones este tema.

En Casa Perfecta ya hemos hablado de la dificultad que supone destrastear y deshacerse de objetos que guardamos en casa, ya sean objetos con o sin valor, ropa, recuerdos o regalos. El vínculo que tenemos con "nuestras" cosas es muy estrecho y difícil de evitar.

Por eso uno de los primeros pasos es el desapego. Esto no se consigue levantándose un día y decidiendo que vas a deshacerte de la mitad de tus cosas. La acumulación se realiza durante años. Así que se trata de ir eliminando poco a poco y, sobre todo, evaluando cada objeto. Comprar por comprar no tiene sentido pero aún menos lo tiene deshacerse de objetos sin motivo.

El primer escalón es destrastear, aprender el proceso para eliminar aquello que no hemos utilizado en el último año (o más) y que sabemos que no volveremos a utilizar. El resto, va llegando.

No todo el mundo sabe o quiere vivir solo con lo necesario. Vivimos en un mundo difícil, que hemos creado para adquirir y comprar sin pensar demasiado. En el que hemos perdido algunos valores en favor de trabajar muchas horas (quien cuenta con trabajo) y ver poco a sus amigos, familiares, hijos o pareja. Tenemos poco tiempo (de calidad) para disfrutar de los nuestros o dedicarlo a nuestras aficiones.

Quien lleva años siendo minimalista afirma que esta situación cambió y ahora tienen más tiempo, más libertad. Soy muy escéptica y no creo en milagros, pero el primer paso es Casa Perfecta. Ahora solo vamos un paso más allá.

4 comentarios:

Maru dijo...

Me encanta tu blog, leyendote no me diento identificada para nada, pero tambien pienso lo apegada que estoy a las cosas y el mucho trabajo que me dan. Deberiamos vivir el presente pero las cosas me recuerdan hechos pasados y soy olvidadiza, deshacerme de las cosas es como deshacerme de mis recuerdos. Si se que son tonterias, voy a seguir leyendote haber si encuentro un punto intermedio. Besos y gracias por hacerme reflexionar.

Nadia Luna dijo...

me gusta mucho que trates sobre el minimalismo
tu blog fue perfecto para empezar con la limpieza a fondo y la organizacion de mi casa, he entrado miles de veces y he logrado muchisimos objetivos y nuevos habitos
no sabes cuanto te lo agradezco...

para mi el minimalismo tiene que ver con intentar hacerme la vida mas facil, dejar de distraerme y de perder tiempo y dinero en cosas que no necesito y elegir la calidad antes que la calidad

Darey dijo...

Maru, seguro que encuentras el punto medio. El desapego es muy difícil. En este blog lo hemos tratado mucho. Empieza por pequeñas cosas con las que tienes menos apego. Tampoco es necesario deshacerse de cosas especiales. Busca tu punto medio, quédate con lo que te hace feliz. No por tener más somos más ricos. La vida se compone de muchas cosas.
Adelante, esta también es tu casa. Si te podemos ayudar, aquí estamos.

Darey dijo...

Nadia Luna, me alegra que mi blog te haya ayudado en la organización.
El minimalismo es solo un pasito más allá. Como bien dices, calidad sobre cantidad y tener una vida más sencilla. Desde que yo he empezado a quitar distracciones he notado un cambio radical, mi casa parece otra (y eso que siempre ha estado ordenada).
Gracias por seguir ahí.