sábado, 29 de noviembre de 2008

Regalos de Navidad: este año más fácil II

La Navidad es uno de los momentos en que más regalos se dan y se reciben. Ya te hemos contado en otro post cómo organizarte para realizar su compra, pero hoy vamos a darte algunos consejos más para que los regalos que ofrezcas sean mucho más que una caja.

Por lo general, las tiendas donde compramos los regalos suelen darte la opción de envolverlo. Pero suele ser un empaquetado estándar. Si has pasado mucho tiempo mirando tiendas para encontrar el regalo perfecto, ¿por qué envolverlo con un simple papel comercial?

Anímate a decorar tú mism@ los regalos que vas a realizar. Es más sencillo de lo que parece. Sólo necesitas unas tijeras, cinta adhesiva (mejor si es de doble cara), papel de regalo y algunas cintas. Con un poco de cariño conseguirás que cada regalo refleje a quién va destinado ese detalle.

En Youtube tienes algunos videos que te enseñan cómo hacer paquetes básicos. Nosotros te vamos a contar tres ide
as más:

Recicla: utiliza lo que tengas en casa, desde un bote hasta papel de periódico, rafia, botones, un cesto de mimbre o de metal, o trozos de papel de la publicidad que te llega al buzón. Todo vale. Si vas a regalar a alguien a quien le encanta la cocina, puedes envolverlo en papel kraft (el marrón de embalaje) o en papel de aluminio y decorar con una simple cuchara y tenedor de madera. Si le gusta viajar, recicla como papel de regalo aquel viejo mapa de la última ciudad que visitaste. A esta labor, además, pueden ayudarte los niños. Se divertirán, estarán entretenidos y les enseñarás la importancia del reciclaje.

Encuentra ideas: en Wrap Art podrás curiosear y aprender algunas técnicas muy vistosas y nada complicadas. Esta página está en inglés, pero las imágenes son muy claras y, sobre todo, te darán ideas.

Utiliza una técnica japonesa: los japoneses, desde tiempos ancestrales, utilizan el furoshiki para envolver y transportar objetos. Además de una técnica, el furoshiki es una tela cuadrangular de 20 a 240 centímetros (puede ser de seda, algodón, lana u otras fibras fuertes) que era utilizada para transportar cualquier objeto.

También la técnica se utiliza para envolver regalos, empleando en este caso telas más finas y elegantes, como son las de seda. El resultado es sencillo pero impresionante. Actualmente, además, se ha recuperado esta tradición debido al respeto al medioambiente: se consumían tantas bolsas de plástico que el Ministerio de Medioambiente ha puesto en marcha una campaña publicitaria para recuperar el furoshiki. ¿Te animas tú también a probar?

1 comentario:

www.todoestilo.net dijo...

Una vez más muchas gracias por los consejos! Me voy a estudiar la técnica japonesa (no me acuerdo del nombre)
Besos,