miércoles, 8 de julio de 2015

Organizando objetos



Hace unos días estuve viendo el programa - docureality "Tu casa a juicio" (nombre en castellano del programa "Love it or List it"), en el que una familia se encuentra "dividida" por querer cosas diferentes: una parte de la pareja quiere mudarse porque la casa en la que viven no  cumple con lo que necesitan, y la otra parte de la pareja que prefiere reformar la casa y quedarse en ella.

La solución pasa por los dos presentadores del programa: la decoradora Hillary y el agente inmobiliario David. Con una lista en la mano que incluye las peticiones de la familia, cada uno debe hacer su parte: David buscará la casa ideal para la familia, con el presupuesto que le digan. Hillary deberá reformar la casa -o parte de ella- con el presupuesto que la familia se pueda permitir.

Este post no trata sobre el programa en sí, sino sobre algunos de los motivos que llevan a este tipo de docurealities (porque en EEUU no es el único). Me llamó la atención que la pareja pedía mucha zona de almacenamiento para ordenar objetos. Quería una cocina muy grande con muchos armarios, un vestidor enorme, una despensa también grande.... ¿Para qué?

Aunque nuestras casas no tienen el tamaño medio que vemos en aquel país (y en estos programas), el problema del orden y la organización de objetos es el mismo.

No es necesario mudarse porque falten "armarios" en casa (puede haber otros motivos). Antes de plantearte una reforma por falta de lugares de almacenaje plantéate, por este orden:

  1. Eliminar el exceso: ¿usamos todo lo que tenemos?¿Realmente le sacamos partido?¿Lo necesitamos o nos gusta tenerlo "por si acaso"? A veces, eliminando el exceso vemos que nos "sobran" muebles o que podemos mejorar el aspecto de nuestra casa con un orden nuevo.
  2. Cajones de "varios": evita tener muebles y cajones con cosas "varias" porque a corto, medio y largo plazo es un lugar donde se acumulan trastos: desde bolígrafos a mecheros, pasando por papeles, y otros objetos pequeños, muchos de ellos inservibles.
  3. Organiza: si ya has realizado los dos primeros pasos, piensa si es necesario utilizar organizadores. Esto no siempre hace falta! a veces un organizador entorpece la funcionalidad de un mueble. Otras, es mucho más útil y permite tener todo en orden. Si te van a resultar útiles, adquiérelos o recíclalos y organiza.
  4. Mantenimiento: es una parte importante del proceso, tal vez la más importante... el mantenimiento te ayuda a no tener que volver a empezar desde el primer punto cada pocos meses.




No hay comentarios: