jueves, 8 de octubre de 2009

Cuidar los detalles: zapatos limpios

Es bastante frecuente ver zapatos sucios. Y no en el zapatero que tenemos en casa, sino en los pies de la gente.

Cuidar los detalles es importante. Una imagen impecable empieza por ir aseados, llevar ropa limpia y unos zapatos cuidados. Esta última parte suele ser descuidada con bastante frecuencia, e igual que no te pondrías una camisa con una mancha, es importante hacer lo mismo con el calzado. Y para llevarlo a cabo no necesitas dedicarle mucho tiempo.

Basta con cepillarlos o ponerles crema y un paño suave al secarse para lograr tener unos zapatos limpios. Mucha gente se siente perezosa al hacerlos por la mañana, y por las noches no encuentra el tiempo. Pero olvidan que el mejor momento es al llegar a casa.

Si tras quitártelos los cepillas e hidratas, no sólo estás alargando su vida y protegiéndolos, sino que siempre los tendrás perfectos para ponértelos, los necesites mañana o dentro de siete días. Además, es un gesto que sólo lleva tres o cuatro minutos y que cambia nuestra imagen por completo.