domingo, 28 de junio de 2015

Palabras baúl



Tuve dos profesores en mi época de estudiante que estaban de acuerdo en un mismo asunto: el profesor de Lengua del instituto y el profesor de Lenguaje periodístico durante la carrera.

Ambos decían que debíamos ser capaces de no utilizar indiscriminadamente las palabras baúl. Se trata de palabras cuyo significado es tan amplio que son capaces de sustituir a palabras de significado concreto. Y las utilizamos constantemente en nuestra vida!

Una de esas palabras es "cosa". En nuestra vida, todo son "cosas", desde los asuntos hasta los objetos pasando por las actividades, las consecuencias y las sorpresas. No hay frase sin "cosas". En este blog siempre utilizamos una palabra que también podría ser baúl: "trastos". Porque trastos son muchas cosas concretas, pero indefinidas: un mueble, un bolígrafo, folletos, mandos rotos o ropa.

Hoy he materializado y concretado un poco más ambas palabras. Hace años mi marido y yo decidimos comprar tres maletines de aluminio como el que ves en la imagen. Teníamos muchas herramientas y decidimos que ese sería el mejor método para ordenarlas y almacenarlas hasta su uso.

Casi 10 años después, he decidido poner fin a la tortura de buscar absurdamente entre las "cosas" de su interior. He sacado todo el contenido, eliminado lo innecesario y vuelto a guardar lo que realmente importa. Me he quedado con una bolsa de basura para tirar, y los dos maletines pequeños para regalar.

Ahora no tengo ni trastos ni cosas. Solo tengo un maletín con herramientas, que tienen nombre y apellido y son fáciles de localizar.

De vez en cuando, solo es necesario dedicar 20 minutos a revisar lo que tenemos. Eliminemos "cosas" y "trastos". Ganemos en espacio y tiempo.

1 comentario:

Esther dijo...

Ni una coma añadiría.

Besos!