martes, 27 de julio de 2010

Empezando una nueva vida

He pensado mucho sobre cómo escribir este post. El tema es delicado, pero no por ello debemos dejar de tratarlo en este blog. Se trata del momento en que tenemos que iniciar una nueva vida sin un ser querido.

Vamos a hablar de dos de los posibles casos que se pueden dar y cómo podríamos actuar en cada uno de ellos. El primero de ellos es cuando fallece un familiar muy cercano. Por lo general, y tras los primeros días de duro acercamiento a la realidad, es importante tomar las riendas de la casa y empezar a tomar decisiones. Es importante tener a mano un par de cajas decoradas que te parezcan bonitas y varias bolsas de basura.

Intenta eliminar de los armarios, cajones, muebles y de toda la casa en general, cualquier detalle perteneciente o que recuerde al ser querido. Es difícil sacar de nuestras vidas determinados objetos. Los que mayor sentimiento generen puedes guardarlos en las cajas, que posteriormente puedes almacenar en los altillos o en el trastero. Aunque sea duro, hay que deshacerse de ropa y objetos que ocupan espacio y que no aportan ya nada a la vida futura, hacia la que hay que mirar. Estas prendas y objetos se colocarán en las bolsas de basura y se donarán o tirarán según el ánimo que tengas.

Estas acciones también son válidas si se trata de seres muy cercanos a amigos o conocidos que necesitan ayuda para reorganizar sus casas tras el fallecimiento. Las casas suelen traer muchos recuerdos y hay que intentar dejar sólo los justos, que permitan acordarse con cariño pero sin atarse a un pasado irrecuperable.

El segundo caso es cuando hay una ruptura sentimental de pareja. Cuando la convivencia ha acabado, las casas almacenan multitud de recuerdos y objetos comunes. Es momento de mudarse de hogar, al menos uno de los dos lo hará. Y por tanto, hay que organizar igualmente todo lo que contiene el hogar. Aprovecha este momento para hacer limpieza a fondo de todo lo que posees. Elimina ropa que no te sienta bien (es momento de verse guap@ y sonreir), objetos que traen recuerdos innecesarios o dolorosos, trastos acumulados y que ahora sólo ocuparán sitio en tu nueva vida... deberías poder meter todas tus propiedades en unas pocas cajas fáciles de trasladar allá donde vayas.

Dos momentos en la vida en los que hay que esforzarse por organizar la parte material para poder ordenar la parte sentimental y vivir una vida plena asumiendo los cambios.

8 comentarios:

Paula dijo...

Dificil de explicar, pero quizás son los dos momentos más complicados y los que más ayuda necesitan. En estos casos el orden es imprescindible para dar una paso más. Felicidades por tu manera de escribir.

Anónimo dijo...

Muy bueno el post de hoy. Son situaciones muy duras que he vivido. En el caso de la separación, como yo me quedé en la casa, cambié todo de sitio, incluso los cajones, si los calcetines estaban el primer cajón, los cambié al tercero.. hice todos los cambios posibles. Y ayuda mucho

Anónimo dijo...

Muy bueno el post de hoy. Son situaciones muy duras que he vivido. En el caso de la separación, como yo me quedé en la casa, cambié todo de sitio, incluso los cajones, si los calcetines estaban el primer cajón, los cambié al tercero.. hice todos los cambios posibles. Y ayuda mucho

Jesús Jiménez dijo...

Felicidades, Antonia

Una entrada muy práctica en la que, además, se ha trasladado el especial cuidado que has puesto en el uso correcto de cada palabra.

Enhorabuena!!! :)

Anónimo dijo...

Siento no estar de acuerdo. Cada pesona vive su duelo de una manera diferente y personal y cada una usa las estrategias que más le beneficien. Lo que realmente es imprescindible en el primer caso, al menos , que es el que yo he vivido, es sentirse arropado. Las decisiones imprescindibles las tomas porque no te queda más remiedio pero la organización material del hogar depende de la fuerza del momento.

Antonia María dijo...

Anónimo, estoy completamente de acuerdo contigo. Lo más importante en los dos casos es estar arropado.
En este post solo he querido reflejar que, evidentemente, en el momento en que tenemos fuerzas hay que poner orden externo e interno porque eso nos motivará a mejorar nuestro estado de ánimo.
Jesús, gracias por tus palabras, se echaban de menos tus comentarios!
Saludos a todos y gracias!

Antonia M. Moreno

Victoria dijo...

Un post tratado de forma muy delicada. Gracias. Saludos!.

Marisilla dijo...

Aisss, prefieron no pensarlo...
son momentos muy difíciles, pero es cierto que en esos momentos (sobre todo en lo que ruptura de pareja se refiere) es necesario un cambio.
Un beso enorme y gracias por todos tus post, que son maravillosos.