jueves, 20 de agosto de 2009

Mis cosas son azules

Cuando compartimos el baño con más familiares en casa, la desorganización puede llegar hasta para el más organizado.

En muchas familias ocurre que cada persona utiliza productos diferentes, desde el champú y el gel, hasta el gel de afeitar o el acondicionador para el pelo.

Una manera de evitar tener un montón de productos sobre la encimera o por medio, y no confundirnos a la hora de utilizar el producto indebido, es que cada miembro de la familia tenga un color propio.

Basta con adquirir cajas o cestas de diferente color para cada uno, de tal modo que tu color favorito sea el que defina cuáles son tus productos. Una vez utilizado lo que necesitas, lo vuelves a colocar en tu caja y así nadie puede equivocarse.


Intenta comprar cestas bonitas o elegantes, fáciles de limpiar. Además de ayudarte con la organización, formarán parte de la decoración de tu baño.