sábado, 21 de marzo de 2009

Limpieza de primavera

Parece que hace muy poco, pero ya han pasado más de tres meses desde que dijimos esa frase de ¡Feliz Año!

Y como suele suceder en entre los meses de marzo y abril, son numerosos los hogares que realizan la Limpieza de Primavera o Limpieza General. Consiste en limpiar y reorganizar más a fondo toda la casa, dedicándole al menos una semana (un día a cada tarea o un día a cada estancia de la casa).

La primavera es la época ideal, ya que el sol y el inicio del calor nos aporta la energía suficiente para activarnos y querer que nuestro hogar sea un lugar idílico para vivir.

Las 7 cosas que no debes olvidar cuando prepares la de tu hogar son:
  1. Limpia y organiza de modo vertical. Hasta ahora, sólo has organizado y limpiado de modo horizontal, es decir, las superficies sobre las que trabajas. Ahora es el momento para sacar todo de los armarios, limpiarlos a fondo, eliminar lo inservible, y organizar de nuevo. También hay que limpiar azulejos y arreglar pequeños desperfectos.
  2. Prepara a fondo las camas. Aunque seguramente lo hagas de modo más o menos habitual, limpia la cama a fondo, aspira el colchón para eliminar ácaros, lava toda la ropa de cama, incluidas fundas de colchón y almohadas.
  3. Limpia a fondo las alfombras. Es el momento ideal para limpiarlas tú mism@o llevarlas a la tintorería para que lo hagan por nosotros. Hay alfombras que son de temporada y es la época de cambiarlas por unas más ligeras, y otras que se pueden mantener todo el año. No olvides las alfombras de baño o el felpudo de la puerta de acceso.
  4. Ventanas: límpialas a fondo, no solo los cristales. Merecen especial atención los marcos y las persianas. Aprovecha para lavar y colgar de nuevo las cortinas mientras te dedicas a las ventanas.
  5. Libros: haz limpieza de todas las librerías de casa y aprovecha para eliminar los libros que no vas a volver a leer o que ya no quieres.
  6. Abrillanta lámparas, suelos y paredes: si tienes parquet, abrillántalos o púlelos. Limpia las juntas de los azulejos. Pasa un paño húmedo por las lámparas o un producto especial de limpieza para dejarlas brillantes.
  7. Limpia las puertas: son grandes olvidadas en la limpieza y acumulan mucho polvo y suciedad. Dedícales una hora de tu tiempo a dejarlas relucientes.